gototopgototop
 
 

Why Malintzin? / ¿Por qué Malintzin?

Malintzin, (also known as Malinche) was the interpreter of Hernán Cortés, the Spanish conquistador of what now is Mexico. Together they had a child that can be seen as the symbol that represents two different worlds and brought something new. Malintzin could be imagined as a bridge between cultures and languages, a space that invites to participation and exchange.

 Read more…

Malintzin, también conocida como La Malinche, fue la intérprete de Hernán Cortés, el conquistador español de lo que ahora es México. Tuvieron un hijo que puede ser visto como el símbolo que representa dos mundos diferentes y trae algo nuevo. Malintzin puede ser imaginada como un puente entre culturas y lenguajes, un espacio que invita a la participación y al intercambio.


 Leer más...

PDF Imprimir E-mail

¿Qué es la Eco-psicología?


La Eco-psicología ha emergido estos últimos años como un movimiento intelectual y social que busca entender y sanar nuestra relación con la Tierra. Examina los procesos psicológicos que nos unen al mundo de la naturaleza o nos alejan de ella. Hasta ahora, el enfoque principal de la eco-psicología ha sido la integración del discernimiento psicológico al movimiento ambiental. Aunque mucha gente ha trabajado durante años en esta integración, fue en 1992 cuando primero recibió amplia visibilidad pública con la publicación del libro “The Voice of the Earth” (trad. “La Voz de la Tierra”), (New York: Simon & Schuster, 1992), un parte aguas de Theodore Roszak.


Una premisa central de la eco-psicología es que el mundo externo de la crisis ambiental y los procesos culturales y políticos que la apoyan, influencian nuestras experiencias y sentimientos personales más íntimos. A cambio, nuestros estados de ánimo encuentran su expresión en la manera en que nos relacionamos con el mundo natural. Los mundos externos e internos se reflejan y se apoyan entre sí, lo que quiere decir que un ecosistema sano es inseparable de una psique sana.


Pocos podrían negar el vivir actualmente en una cultura ecológicamente destructiva. Teóricos culturales de mente ecologista han identificado muchas maneras en que la sociedad urbano-industrial crea un sentido separatista que nos aleja de la tierra y son los que guían al alma humana de manera muy destructiva. Fuerzas sociales como la centralización del poder y el reemplazo de la diversidad cultural con una sola cultura corporativa socavan nuestra habilidad de tener una interacción significativa y nutricia entre nosotros y con un mundo más que humano.


Desde esta perspectiva, no tiene mucho sentido el dirigirse de manera individual hacia el sufrimiento humano. Si vivimos en una cultura patológica –una cultura que amenaza lo más bello y sensible del ser humano, así como también amenaza el futuro de la vida en el planeta– entonces debemos descubrir esas maneras que sanen la sociedad y a la gente que la habita. Ser eco-psicólogos es convertirse en sanadores culturales. Los eco-psicólogos se inspiran en un conocimiento psicológico para ser un efectivo e informado revolucionario de la sociedad.


Mary Gomes, tomado de ReVision, Revista Spring 1998, Vol. 20, #4, p. 7.