gototopgototop
 
 

Why Malintzin? / ¿Por qué Malintzin?

Malintzin, (also known as Malinche) was the interpreter of Hernán Cortés, the Spanish conquistador of what now is Mexico. Together they had a child that can be seen as the symbol that represents two different worlds and brought something new. Malintzin could be imagined as a bridge between cultures and languages, a space that invites to participation and exchange.

 Read more…

Malintzin, también conocida como La Malinche, fue la intérprete de Hernán Cortés, el conquistador español de lo que ahora es México. Tuvieron un hijo que puede ser visto como el símbolo que representa dos mundos diferentes y trae algo nuevo. Malintzin puede ser imaginada como un puente entre culturas y lenguajes, un espacio que invita a la participación y al intercambio.


 Leer más...

PDF Imprimir E-mail

Actividades Previas


Congreso Malintzin 2010 en Santa Bárbara, California


Los días 10, 11 y 12 de octubre del año 2010 se llevó a cabo, en las hermosas instalaciones de la Vieja Misión de Santa Bárbara, California, el primer congreso de Malintzin Society. El evento, co-patrocinado por The Institute for Cultural Change y Pacifica Graduate Institute, reunió a ponentes y asistentes de diversos países, culturas y disciplinas alrededor del tema de la otredad.


El encuentro llevó como nombre “The Other”, y fue inaugurado por el representante para asuntos culturales del consulado mexicano en Oxnard, California, el Lic. Ramón Carillo de Albornoz. Previamente, la conferencia había sido abierta con un ritual prehispánico, el cual fue guiado por Patricia Torres, antropóloga y psicoanalista, y Leonor Martínez, una curandera de la sierra Mazateca en Oaxaca, actualmente radicada en Vancouver, Canadá.


A lo largo del fin de semana, a través de conferencias, talleres, mesas redondas y discusiones informales, el tema de “el otro” fue abordado desde distintas perspectivas psicológicas, sociales, culturales, políticas, históricas y mitológicas. El evento incluyó también una galería de arte en la cual se exploró la expresión de la otredad a través del dibujo, la escultura y la pintura.


La naturaleza multicultural y multidisciplinaría del evento, además de ir en concordancia con la filosofía de Malintzin Society, tenía como objetivo fomentar una nueva aproximación a la otredad: se buscó penetrar en el tema de la otredad no como una abstracción, sino como una experiencia – la intención era experimentar la otredad desde la otredad.


La plática inicial corrió a cargo de Laura Esquivel, prominente escritora mexicana, autora de Como agua para chocolate y Malinche. En su ponencia, Laura habló de Malintzin como personaje, como una figura en la que la historia y la ficción se entrecruzan, confunden y enriquecen.

A esta plática siguieron muchas otras, cada una proponiendo una perspectiva distinta desde la cual experimentar la otredad.


En la tarde del viernes se llevó a cabo una mesa redonda en la que se exploró, desde tres ángulos distintos, uno de los momentos más importantes en la historia del continente americano: el encuentro entre Moctezuma y Hernán Cortés, el cual fue mediado y hecho posible por Malintzin. En primer lugar, Jaime Montell, historiador con tres libros publicados al respecto de sucesos y personajes de la época prehispánica y de la conquista, ofreció una interpretación histórica de aquel evento, contextualizándolo en el clima social y cultural de la época y resaltando el paralelismo entre dominador y dominado en la vida moderna. Por su parte, Sven Doehner, psicoterapeuta arquetípico, propuso explorar el encuentro como una imagen que revelaba distintas dinámicas psicológicas implícitas en el choque entre dos mundos. Finalmente, Pedro Servín, psicólogo y experto en mitología, habló de los aspectos míticos de aquella escena y su relevancia en la época actual. La conversación entre estas tres perspectivas hizo patente la relevancia de aquel encuentro ocurrido hace casi 500 años para nuestro propio momento social, evidenciando cómo estos tres niveles de realidad cultural – el psicológico, el histórico, y el mitológico – se entrelazan y danzan entre sí.


La mañana del sábado Mary Watkins, una reconocida psicóloga norteamericana, habló de la manera en que la otredad se manifestaba en el fenómeno migratorio entre Estados Unidos y México, particularmente en la frontera compartida por ambos países. Abordó los aspectos psicológicos, sociales y políticos de los muros y los velos que nos separan, tanto externa como internamente, y enfatizó la importancia de no sólo encontrarse con el otro, sino de vivirse como otro frente aquello que nos resulta amenazante, ajeno, o poco familiar.


Patricia Torres exploró la imagen de Tezcatlipoca, el espejo humeante, detallando cada uno de sus símbolos, de sus elementos y sus aspectos antropológicos y psicológico, y la manera en que esos símbolos son portadores vigentes de enseñanzas pertinentes para nuestro mundo moderno. Al medio día, el pintor oaxaqueño Nicéforo Urbieta habló de la concepción zapoteca del ser humano a través del vocablo bn, el cual define a hombres y mujeres como viento en fermentación, como un continuo proceso de diferenciación.


El analista jungiano Allen Koehn habló de la figura del ‘trickster’ como puerta de entrada a la relación con el otro, planteando incluso la posibilidad de que nuestra noción de “otredad” sea una simple ilusión.


En la tarde, la directora del Institute for Cultural Change, Lori Pye, ofreció una ponencia en la que propuso la concepción de la naturaleza como un “otro” con quien es posible mantener una interacción a partir de la cual podemos obtener imágenes para relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea.


Toda la conferencia estuvo permeada por un ambiente que favorecía encuentros tanto dentro como fuera de las aulas. Los asistentes desayunaban, comían y cenaban en las instalaciones de la Misión, y muchos de ellos se alojaron en ella – esto permitió el surgimiento de innumerables oportunidades para charlas informales que enriquecían aún más el evento.


El congreso concluyó con un círculo de discusión en el que participaron todos los ponentes y asistentes. Ahí se expusieron los puntos clave abordados durante el fin de semana, así como aquello que quedó pendiente para próximos encuentros. Lo más importante, sin embargo, fue que en este círculo – de nuevo marcado por la diversidad y la multiplicidad – cada integrante tuvo la oportunidad de experimentarse como “otro”, y en consecuencia fue capaz de contactar con las implicaciones y responsabilidades presentes en formar parte de una red de multiplicidades psicológicas, sociales y culturales.

El congreso fue un evento que ayudó a cristalizar y dar forma a la visión de Malintzin, reuniendo a personas en un compromiso alrededor de una visión común: enlazar pueblos y culturas con el fin de que distintas formas de apreciar al mundo puedan convivir y enriquecerse mutuamente.

 

Comentarios sobre el Congreso “The Other”, llevada a cabo en Santa Barbara, California, en Octubre del 2010:


“"Me conmovió especialmente la presentación de Mary Watkins y su exquisita sensibilidad a la condición humana y de los matices culturales".

 

“En general fue una muy buena experiencia con gran variedad de contribuciones.”

 

"Me encantaron las animadas y apasionadas presentaciones de Pedro Servín y la cualidad de la compasión que él encarna."

 

“Lo más valioso en estos encuentros es la posibilidad de enriquecer la práctica profesional a partir de profundizar en temas, cuestionar, compartir experiencias, lecturas, conocimientos y pasiones. Hacer puentes con las realidades y dilemas que me enfrento en mi labor cotidiana, con nuevas propuestas y maneras de enfocar la psicología.”

 

"La presentación de Lori Pye fue particularmente interesante para mí."

 

“Salí de la conferencia sintiéndome optimista y con mucha energía.”

 

"Estuve continuamente impresionado por la profundidad de la sabiduría de Laura Esquivel."

 

"Patricia Torres contribuyó de manera muy importante al congreso. Su descripción de los símbolos prehispánicos era erudito y esclarecedor”.