gototopgototop
 
 

Why Malintzin? / ¿Por qué Malintzin?

Malintzin, (also known as Malinche) was the interpreter of Hernán Cortés, the Spanish conquistador of what now is Mexico. Together they had a child that can be seen as the symbol that represents two different worlds and brought something new. Malintzin could be imagined as a bridge between cultures and languages, a space that invites to participation and exchange.

 Read more…

Malintzin, también conocida como La Malinche, fue la intérprete de Hernán Cortés, el conquistador español de lo que ahora es México. Tuvieron un hijo que puede ser visto como el símbolo que representa dos mundos diferentes y trae algo nuevo. Malintzin puede ser imaginada como un puente entre culturas y lenguajes, un espacio que invita a la participación y al intercambio.


 Leer más...

PDF Imprimir E-mail

REPORTE DEL TRABAJO CON GRUPO DE FAMILIARES ALZHEIMER México

El grupo se formó el 11 de agosto de 2011 atendiendo a la solicitud de Alzheimer México de formar un grupo de apoyo con las personas que llevan a sus familiares con demencia, especialmente de tipo Alzheimer, a recibir atención en esta institución.

Alzheimer México es una institución de asistencia privada sin fines de lucro que ofrece atención a pacientes con Alzheimer y otras demencias, así como a sus familiares.

Las reuniones grupales son semanales, los jueves de 10 a 12 hrs. Se contempla que sean veinte sesiones, total que se cumpliría a finales del mes de enero 2012.

La experiencia grupal sigue el modelo de “grupos de encuentro” sugerido por el terapeuta norteamericano Carl Rogers y da una especial importancia a la escucha empática para, de este modo, generar una ambiente que invite a los participantes a compartir sus experiencias sin temor a ser juzgados. Como parte del modelo de servicio social de Malintzin Society, los grupos de escucha empática privilegian el desarrollo personal y se enfocan en optimizar la comunicación y las relaciones interpersonales de los participantes, merced a un proceso basado en la experiencia.

En estos grupos, los participantes encuentran un espacio de expresión y un ambiente propicio que les permite relacionarse de manera diferente consigo mismos y con su entorno. Un objetivo medular es aprender a escucharse a sí mismos y, a partir de esa experiencia, aprender a los demás.

La conformación de este primer grupo ha sido la siguiente:

A la primera sesión acudieron 14 personas, de entre 23 y 60 años de edad; 11 mujeres y 3 hombres. Todos eran los cuidadores primarios del paciente con demencia. Tres de los participantes anunciaron que dejarían de asistir por razones de horarios, otros ya no fueron a la segunda sesión; no se conocen las razones. Casi a la mitad de la intervención grupal, otras tres personas dejaron de participar por falta de tiempo o porque sus familiares dejaron de asistir a la institución o empeoraron en su condición. Así, el grupo sufrió modificaciones en su conformación en cuanto a los participantes. Esto también ocurrió respecto al equipo de facilitadores, uno de los cuales se fue y llegó otro. Actualmente hay siete mujeres que asisten de modo constante y hay dos facilitadoras.

Por lo común las dos horas de la sesión transcurren en una dinámica de diálogo participativo, sin embargo, también se incluyó una sesión especial donde más que conversaciones, se dieron ejercicios de respiración, meditación y eutonia para que las participantes se llevaran herramientas para conectar con su cuerpo y lograr relajarlo.

Desde el inicio el grupo se mostró bastante receptivo y participativo, lo que ha permitido avanzar progresivamente hacia a un grado mayor de introspección y profundidad en el trabajo grupal.

Las participantes se han apropiado del espacio, pasando de verlo sólo como un lugar para el desahogo, donde podían compartir cosas que en sus familias no se permitían, hasta conformar una importante red de apoyo entre personas que, si bien comparten la situación de tener un familiar con demencia, son diversas en cuanto a caracteres y problemáticas específicas. Hoy por hoy se respira en el grupo una atmósfera donde se reconocen y respetan las sutilezas y particularidades de cada una.

Al inicio eran más definidos los roles y formas de participar y sólo unas cuantas mujeres eran las portavoces del malestar que implica el cuidado de una enfermo con demencia. Poco a poco, gracias al espejo que es el grupo, cada participante ha tenido la oportunidad de conectar con las complejidades del amor, el enojo y tristeza que involucra ver el rápido o paulatino deterioro de su familiar.

Algunos de los temas que han surgido y se han abordado en las sesiones son:

- La enfermedad de Alzheimer como una enfermedad con una tendencia al deterioro y la destrucción que genera en las personas cercanas al paciente, como para contrarrestar, una energía que busca conservar (“Que todo siga como si nada”) y solucionar para que la situación no empeore.

- La tensión que implica cuidar al familiar enfermo y, al mismo tiempo, no descuidarse a una misma como persona, más allá del rol de “cuidadora”.

- La labor de cuidador como un trabajo no reconocido y que, a diferencia de un trabajo ordinario, no cuenta con equipo de apoyo o no tiene límites, funciones ni recompensas claras o definidas.

- La enfermedad de Alzheimer, si bien trae dificultades, no es que geste problemas en el sistema familiar, sino que hace evidentes las fracturas que ya existían en él. - La vida y la muerte como un fenómeno frente al cual, pese a que uno pueda tomar una postura, no se puede controlar ni decidir cómo y cuándo se dará.

- Así como la enfermedad de Alzheimer despierta la plasticidad neuronal de los pacientes, en los familiares invita a una continua plasticidad o resiliencia para poder adaptarse a los continuos cambios.

- El duelo como un fenómeno dual donde, por un lado, en el cuidador se da un ir despidiéndose lentamente del familiar y al mismo tiempo se da la postergación o desatención de parte de su vida personal.

Otro de los cambios significativos que se observó en las participantes fue que al inicio de las sesiones venían con tantas emociones acumuladas que era común el llanto y el hablar de sus anécdotas personales considerando únicamente su punto de vista. Actualmente, en el grupo se da la escucha desde una mayor conexión con la vivencia del otro. Al ir disminuyendo la ansiedad que genera el dolor del otro, el hábito de querer rescatar en automático a la que está hablando o de darle una solución-receta ha ido disminuyendo en frecuencia. Cada una se está permitiendo reconocer y sentir el propio dolor, lo que ha permitido una mayor reflexión sobre temas profundos que atraviesan su actividad como cuidadoras y familiares a cargo.

La apertura emocional y el creciente interés manifestado en el grupo ha permitido pasar de expresar sólo sentimientos bien considerados o aceptados socialmente (“Es una bendición poder cuidar a mi familiar”) a incluir los matices emocionales que implican las situaciones que las frustran y enojan.

Debido a que cada participante vive una situación distinta en función de la etapa en la que se encuentra su familiar respecto al avance de la enfermedad, el grupo ha sido un crisol de vivencias humanas según cómo cada quien ha enfrentado las diversas problemáticas. De este modo, también en el aspecto práctico el grupo ha constituido una red de apoyo donde las participantes aprenden a prepararse para lo que posiblemente vendrá e incluso a prevenir situaciones eventuales al escuchar la experiencia de las demás.


 

 
 

Sponsors / Patrocinadores



Institute for Cultural Change Inner evolution, outer change / Evolución interna, cambio externo


Pacifica Graduate Institute
School offering masters and doctoral degrees in Depth Psychology / Instituto de postgrados en Psicología Profunda

Events / Eventos

Imaginando a James Hillman (1926-2011): El desafío de las ideas.


¿Quién es para ti James Hillman ? Sembrador de ideas, contestatario, maestro…

Revolucionarias, intrigantes, absurdas… ¿cómo definirías las propuestas de Hillman?

Te invitamos a dialogar, debatir, y discutir algunas de sus ideas más radicales